La caceria

Ir abajo

La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:27 am

El alba despuntaba entre las enormes rocas de mil agujas, las laderas del profundo socavón empezaban a ser bañadas por la calidez del sol, en el ascensor que daba la entrada a este terreno la vida comenzaba a despertar, los tauren a cargo del elevaron se colocaron en sus puestos de guardia y saludaron al solitario orco vestido tan solo con una camisa de lino y unos calzones de cuero que avanzaba hacia el elevador, el orco intercambio unas pocas palabras con el guardia tauren y le enseño una carta que el tauren abrió y leyó.

-Así sea, ten cuidado con las pozas de agua, los elementales se han vuelto muy violentos últimamente.
-Gracias por el consejo.-el orco recogió la carta que le había dado al tauren y se coloco en el elevador.- Bajadme.

con un chirrido el elevador se puso en marcha bajando al orco hacia la empedregada superficie de las mil agujas, una vez llegado al suelo el orco bajo del elevador y se puso a caminar.

Pasada la media mañana el orco llego a su objetivo, ascendió por una empinada ladera y se sento en el suelo al borde del acantilado, el orco cerro los ojos y se concentro la poca magia que su cuerpo poseia invoco sus armas de combate, en el suelo a su alrededor fueron apareciendo sus ropas de batalla.

Una vez acabado el ritual el orco se levanto y contemplo su arsenal, cogio un duro peto de metal y fue atando las cuerdas, agarro unos brazaletes y se los colo para seguidamente colocarse los guantes, asio los metalicos pantalones y se los colco sobre los calzones y por ultimo se coloco las pesadas botas de cuero enegrecido y se dirigio hacia las dos ultimas aprtes de su equipo, agarro las hombreras y las coloco a presion sobre el pecho para que se mantuviesen firmes y se coloco el casco moviendolo para que no le molestase con las orejas, en el otro extremo estaban sus armas, el orco las conto con los dedos para asegurarse de que estaban todas.

Se acerco a ellas y comenzo otra vez a prepararse, asio un largo mandoble de hierro morado y lo engarzo con una cadena de hierro desde la empuñadura hasta el cinturon, cogio un hacha azulada cuyas hojas volaban unas alrededor de las otras y repitio la operacion, engancho otro hilo de metal a la empuñadura y lo ato en el otro extremo del cinturon recogio dos hachas gemelas y se las coloco en los engarces del pantalon, recogio del suelo una pequeña rodela y la aseguro en su espalda, fianlmente recogio una ballesta pesada ornamentada con la forma de un halcon, cuando acabo elevo la mirada al cielo, el sol estaba ya en lo alto y su presa no tardaria en aparecer.

Un sonido raqueteante inundo la zona cuando una caravana salio de una curva, la caravana estaba formada por una carreta rodeada completamente por telas para que nadie pudiese ver su interior y segun conto el orco ocho soldados ataviados con el mismo uniforme, la caravan parecia habia pasado dificultado puesto que algunas telas estaban rasgadas y la madera astillada, los soldados no presentaban mejor aspecto, algunos tenian toscos vendajes y otros la armadura hendida por diversos sitios, el orco preparo la ballesta.

Un virote surco el aire y fue a parar a la garganta de un escolta, la alarma fue inmediata los guardias desenvainaron sus armas volviendose para miar con ojos cansados el terreno que los rodeaba, un grito nacio de un desfiladero que se cortaba antes de llegar a la carretera y un orco aparecio volando por el, el orco en medio del salto agarro una espada que flotaba tras el y con un brusco movimento la desengancho de la cadena, el orco aterrizo en el suelo al mismo tiempo que su arma producia un arco y partia por la mitad a un guardia, con la brusquedad del movimeinto el arma salio disparada y se clavo en una roca cercana, el orco sin inmutarse asio la enorme hacha de su costado y con un tiron rompio la cadena que la sujetaba, La tropa de humanos comenzo a moverse y dos hombres armados con mandobles se dirigieron hacia el orco, este en vez de huir se lanzo hacia ellos y mientras ambos levantaban el mandobles para efectuar un atauqe el orco barrio el aire en horizontal, un trozo de esternon salio volando pegado aun a la armadura, un de los dos hombres callo al suelo y el otro quedo un momento laxo antes de caer con el hacha alojada en su testa, el orco no paro su envestida y agaro de su espalda el escudo que portaba y un hacha, ela vance se vio interrumpido por una flecha que quedo alojada en un lateral de escudo, el orco la miro y despues contemplo al guardia elfo que portaba el arco, con un moviento del hacha cerceno la flecha y encogio su cuerpo hacia la derecha para con un movimiento calculado lanzar el escudo hacia el arquero que le golpeo en la mandibula con un golpe sordo, saco entonces la ultima hacha y se lanzo contra los 3 ultimos humanos que le atacaron al unisono, el orco bloqueo un arma y desvio otra pero la tercera le impacto en la armadura aunque se deslizo por ella sin causar daños, con el hacha que había desviado el arma el orco inicio un arco ascendente que cerceno el brazo del atacante que le había golpeado, quedaban ahora dos humanos, los soldados se miraron y rodearon al orco que los seguía con la mirada, antes de que pudiesen reaccionar el orco salto hacia su derecha atacando a uno de ellos, el humano sorprendido inicio una acción ofensiva que desarmo una mano del orco, sin embargo la otra hacha ya se había movido y se clavo en el costillar del humano que se desplomo con ella aun insertada, el otro humano se lanzo hacia el orco con un barrido de espada que este esquivo rodando por el suelo, ahora con el orco desarmado el humano volvió a la carga levantando el arma para asestarle mas fuerza al golpe, sin embargo el orco se lanzo hacia el humano y mientras este bajaba el arma le paro la embestida sujetándole la muñeca con una mano y con la otra golpeándole el pecho, con la mano del hombre aun sujeta el orco sonrió ante el humano y descargo un puñetazo en su cabeza que hundió el casco cinco centímetros donde golpeo.

El orco busco mas adversarios y al no encontrar ninguno avanzo entre los cuerpo alguno aun agonizantes para llegar hasta la carreta, arranco la puerta de cuajo y examino su interior, un niño y su madre se apretaban en la otra puerta, el marido sin embargo estaba temblando con una daga en la mano, cuando el orco se dispuso a avanzar el humano salto sobre el pero en medio del salto el orco lo derribo y le clavo su propia daga que aun sujetaba en la mano, el orco entro en la carreta y cogió a la mujer y al niño, tiro a la mujer al suelo y cuando estuvo a su lado descargo un único puntapié hacia su cabeza, el orco alzo al niño para contemplarlo e hizo una mueca de asco, avanzo hacia la pared del desfiladero mientras el niño lloraba fuertemente, cuando llego a ella y sujetando al niño por la cabeza movió la mano hacia el desfiladero acallando los lloros del niño.

El orco contemplo un momento el escenario y después volvió a concentrar su magia y todas sus armas y piezas de armadura desaparecieron, el orco de nuevo vestido con su camisa de lino y sus calzones de cuero regreso por donde había venido para informar a su señor del éxito de la misión.
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:30 am

El orco avanzo por las calles de orgrimmar en dirección a una oscura callejuela, una vez dentro de las sombras un ser emergió y miro al orco reconociéndole.

-Otra vez tu por aquí?.-
-Cállate y dame lo de siempre.- respondió cansado el orco.

El no-muerto saco de una bolsa una bolsa de cuero mas pequeña y se la lanzo al orco, este la recogió y a cambio le devolvió un saquito de monedas tintineantes.

El orco salió del callejón y se dirigió a una estructura incrustada en la pared, aparto al ruinosa puerta y subió una destartalada escalera, la posada donde se hospedaba el orco no era sin lugar a dudas las mas recomendada pero sin duda si alguien necesitaba intimidad ahí debía dirigirse, atravesando el pasillo el orco llego a su ruinosa habitación, poco mas que un camastro y una antigua mesita de noche, el orco se sentó en el camastro que crujió al sentir el peso del poderoso orco mientras este se acomodaba, el orco saco la hoja sueño que le había comprado al traficante, tras una vida de masacres y asesinatos el orco se veía obligado a comprar la hierba para poder dormir sin soñar con sus viles actos, el orco saco un trozo de lino y coloco en el las hierbas trituradas, las enrollo y compacto y cerro el trozo de hilo y se lo llevo a la boca, cogió la lámpara de aceite de la mesilla y encendió la mezcla con ella, el orco se recostó en la cama que emitió sonoros crujidos y después empezó a respirar el malsano aire de la droga.

Mientras el orco se concentraba en sus actos en la puerta apareció con un destello una elfa de sangre que se acerco lentamente a la cama.

-El Maestro desea verte guerrero..- dijo la desconocida cuando llego al pie de la cama.

El orco bajo la mirada hasta la elfa mientras exhalaba un poco de humo, se quito la hierba de la boca para hablar.

-El Maestro tiene otros guerreros a su cargo, esta semana ya he cumplido.-el orco volvió a colocarse las hierbas e inhalo un poco de su contenido.

-El Maestro exigió insistentemente en que fueses tu el qué acudiese a su llamada y no otro.- la elfa rodeo la cama y se acerco al orco.

-Tienes 10 segundos para desaparecer o morir, emisaria.

-Le comunicare tu respuesta al Maestro, no se quedara contento...-

La elfa salió de la habitación y desapareció con otro destello, el orco maldijo a todos los dioses posibles en todas las lenguas que conocía y aplasto la mezcla de hierbas y lino que tenia en la mano, se incorporo un poco atontado y con pasos tambaleantes se dirigió hacia las caballerizas, le gustase o no debía acudir a la llamada.

La puerta de la habitación se abrió y la elfa se acerco a una imponente figura que presidía la estancia y expreso su informe.

-Viene hacia aquí, aunque, deberíais hacer algo para mejorar sus modales.- la elfa se sentó en una silla enfrente de la figura.

-nuestro amigo y guerrero siempre haber tenido muy mal caracter, pero caracter empeorar desde aquel dia, el aun no superar ese dia...- El trol se recosto en su asiento y acaricio la correosa piel del escorpion que era su mascota.- El siempre ser primero en lanzarse a batalla, siempre ser ultimo en curarse heridas, aveces yo creer que desa morir, no... yo creer que desea morir...

la elfa alzo una ceja un tanto intranquila.

- como podéis tener a semejante bárbaro en vuestras filas señor?

-Ser buen guerrero, no tener reparos en matar lo que sea, matar hombre, matar mujeres, matar niños, matar bestias, demonios...sin embargo me preocupa, no poder dejar que muera, aunque esta empresa es muy dificil salir con vida, tendra que acompañarle alguien, seguramente no gustarle que le acompañen... marchaos a llamarle.

La elfa sonrio ante el Maestro y se levanto de la silla, hizo una reverencia y salio por al puerta.
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:32 am

Tres dias despues de aquella reunion el orco y su lobo traspasaron la muralla de la fortaleza, sin emdiar palabra ante los que se le quedaban mirando o se inclinaban ante el el orco desmonto y se enfilo al castillo que gobernaba el promotorio, tras deambular quince minutos en su interior se hallo ante una gran puerta de roble negro ·que abrio sin contemplaciones, el orco cerro tras de si y avanzo pesadamente hacia el trol que estaba sentado junto a un gran escorpion.

-Espero que tengais un buen motivo para haberme privado de mi decanso.-

-Tener mision urgente para ti.- contesto el trol sin dejarse intimidar por el orco.

-Eso es obvio, sino aun estaria en mi cama.

-Ser mision mas importante hasta ahora, ser mision que deber ser realizada de inmediato.- el trol carraspeo esperando ver si el orco hablaba al no encontrar respuesta continuo hablando.- Nuestros enemigos capturar hace dias una nuestra espia, deber rescatarla para que poder entregarnos informacion vital, tu ir donde ella estar capturada y tu liberarla.

-Eso sera facil...

-No ser facil, estar custodiada por 2 grandes hombres, un gnomo mago y un elfo druida, estos ser grandes guerreros, por eso tu ir acompañado de sanador.

El orco emitio un sonido gutural que quedo enmudecido por el chirriar de la puerta secreta de la que emergio un enorme tauren.

-Este ser tu sanador, llamarse..- .- el trol hizo un gesto y el tauren avanzo.

-No me importa su nombre, seguramente acabe muerto.- interrumpio el orco al trol

El orco se levanto de la silla y regreso por donde habia venido.

-Trankilo, el ser asi, deber estar mañana a la mañana en la puerta del castillo para que no irse sin ti, el partir antes del alba siempre.

El orco bostezo mientras cruzaba la puerta del castillo, el sol aun no habia despuntado y el rocio de la mañana estaba presente por doquier, el orco agarro una delicada florecilla y se la llevo a la nariz, acto seguido un estornudo barrio la flor, el orco se quito los restos del estronudo con la manga y monto en lobo blanco que paseaba a su lado, el orco palmeo el cuello del animal y este le lamio la mano, cojiendo las riendas el orco miro a su alrededor, no habia rastro del tauren, quizas hubiese cambiado de opinion, encogiendose de hombros el orco espoleo a su montura alejandose poco a poco del castillo, cuando perdio el castillo de vista tras el primer bosquecillo de robles se encontro de sopeton con la imponente figura del tauren montado en kodo.

-No te libraras tan facilmente de mi orco- comento el tauren a modo de saludo.

el orco emitio un molesto gruñido junto a una mueca y prosiguio su camino ignorando al tauren que arreo su montura tras el lobo del orco.

-Ya que has decidido molestarme durante la mision dime donde tengo que ir-

el tauren penso un poco sobre la precipitacion del orco que no sabia ni a donde se dirigia, decidio ignorar el hecho y contentar su hosco compañero

-Debemos dirigirnos a Las Tierras Devastadas, ahi esta el enclave aliado a odnde llevaron a la... prisionera.

El orco medito un poco intentando ubicar donde estaba aquella region, tras un rato intentandolo se encogio de hombros y suspiro.

-Tardaremos tres dias en llegar-

-Tres dias? peor si esta a tan solo dia y medio montados- Exclamo el tauren perplejo.

El orco rumio una aspera respuesta.

-Pues ves si quieres, yo llegare dentro de tres dias- el orco dio al vuelta a su montura y la espoleo para adentrarse por un camino pedregoso.

El tauren medito y recordo las palabras de su lider.

-No le intentes seguir si se desvia, ve siempre a tu objetivo el acabara alcanzandote.

El tauren se encogio de hombres y prosigio su camino.

Tras media hora corriendo campo a traves el orco se topo de frente con una destartalada chabola, relajo el paso y cuando llego a 5 metros de la casa desmonto, dejo el lobo libre y se adentro a traves del oscuro umbral de la casa, una vez en el interior pasaron unos pocos segundos para que sus pequeños ojos se adaptasen a la negrura reinante, el orco examino la vivienda y encontro en una esquina lo que buscaba, se acerco al camastro y se tumbo en el, metio una mano en su bolsillo y saco una faltriquera de cuero, la abrio y saco un trozo de lino enrollado con hierbas en su interior, el orco sonrio y sacando un pequeño artilugio goblin lo encendio, respiro fuertemente para absorver toda la mezcla de hierbas y lino y cerro los ojos mientras su mente se calmaba.

El tauren abrio los ojos, habia estado esperando a su compañero por 4 dias desde que habia llegado a su objetivo, ahora este se acercaba con paso tranquilo, cuando llego a su lado el tauren se levanto cuan alto era y rugio.

-Llegas tarde orco, el maestro se enterara de esto, si al prisionera a muerto...-

-Entonces tu la traerias a la vida, ahora callate y sigueme.-

El tauren agarro el pomo de la maza que llebava a un costazo y gruño, despues se calmo y siguio al orco, a medio camino de su objetivo el orco hablo por iniciativa propia al tauren.

-Dime tauren, como de protegida estara la prisionera?

-Aparte de los 2 guerreros mas o menos unos...20 hombres...

-Una buena muerte....

Justo cuando divisaron el castillo el orco hizo un alto y se sento en el suelo, concentro sus energias e invoco su arsenal, en el suelo aparecieron sus piezas de armadura, las dos hachas y la ballesta, el orco se equipo rapidamente peus no habia tiempo para ceremonias y una vez listo volvio a caminar sin mediar palabra, cuando ya veian a los arqueros de las murallas el orco hizo otro alto.

-Tu tan solo mantenme vivo, esta es mi batalla

el tauren asintio y continuaron caminando, el orco saco la ballesta y mientras caminaba apunto a uno de los arqueros disparo la saeta y se perdo de vista cuando el arquero perdio el pie y se precipito al interiro de la fortaleza, el orco rugio algo en la lengua humana y tiro la ballesta, una rafaga de flechas y virotes callo sobre ellos aunque ninguna impacto, el orco volvio a rugir en la lengua humana y el rastrillo del castillo se abrio dejadno entrever una ordenada defensa en linea de 7 guardias, el orco sonrio y sacando las hachas se lanzo hacia la linea mientras exclamaba.

-!Mantenme vivo tauren¡-

el orco impacto contra la linea arroyando a un humano con el hombro, rodo por el suelo para aprovechar el impulso y lanzo un tajo a la espinilla de un humano que se la secciono, el orco ejecuto un barrido con un arma para mantener alejados a los humanos y con al otra hacha lanzo un tajo al cuello de un guardia, girando sobre si mismo trazo un circulo con las hachas que derrumbaron a 3 guardias, los guardias reaccionaron y lanzaron sus armas contra el orco, sin embargo estas tansolo se deslizaron por la gruesa armadura de acero ennegrecido del orco, este les contesto con un tajo horizontal que le corto la mano a un guardia para luego clavar la otra hecha en su testa, el orco gruño cuando sintio que el acero hendia una de las partes blandas de su armadura y llegaba a la carne, el orco lanzo un hacha al aire e invoco un poco de magia, un espadon aparecio en la mano vacia y el orco barrio al ultimo guardia, dejo caer la epsada y recupero su hacha, el tauren avanzo hasta el y embio un pulso de energia ·que sano la herida, el orco se giro y gruño.

-Ya estamos dentro, ahora hay que abrirse paso.-
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:33 am

Los guardias se habian organizado y formaban ahora un semicirculo perfecto, dos lineas de guardias formaban un semicirculo de humanos, el orco carcajeo y rugiendo se lanzo sobre los humanos, sin embargo ·los humanos lo estaban esperando y se apartaron variando el semicirculo ·para convertirlo en un circulo completo con el orco enmedio, obligandolo tan solo a defenderse de los innumerables golpes que le acusaban, numerosas rallas surcaban su armadura, el roco enfurecido entorno los ojos, aquellos humanos le estaban sacando de quicio, el orco rugio al cielo y perdio la poca consciencia que tenia, la sangre del demonio y la furia desenfrenada de la batalla lo tomaron por completo, el orco agarro una de las espadas que dirigidas hacia el y con un hachazo la arranco de la mano del guardia enviandola a clavarse en el esternon de otro, salto con un rugido hacia los guardias que consiguieron atravesar la armadura del orco peor aquello no le paro, con las armas aun incrustadas en el cuerpo el orco barrio a dos de los guardias partiendolos en dos, giro sobre si mismo y un hacha hizo volar una cabeza, una espada se clavo en su espalda y el orco respondio con un hachazo que se clavo en la cabeza del humano, volviendo a rugir se encaro a los guardias que se estaban reorganizando, avanzo rapidamente y antes de que se diesen cuenta un guardia estaba en el suelo con el casco incrustado, los musculos del orco parecian aumentar a cada segundo ·que pasaba, un barrido y otro guardia cayo, otra espada clavada y dos guardias murieron por respuesta, la sangre del orco se mezclava con la sangre de los humanos, lanzo un hacha a un humano que huia de la batalla huia que perdio puie cuando se le clavo en la columna, lanzo un tajo a un guardia y el arma quedo encallada en su escudo, el orco la solto y se lanzo a por el humano, agarro el casco entre sus manos y lo apreto, un crujido terrible y el casco se hundio, el ultimo humano que quedaba dejo caer la espada atemorizado, el orco tenia 45 espadas clavadas en el cuerpo y aun asi habia aniquilado a todo el peloton, el orco giro la cabeza hacia el hombre y salto sobre el, en estado de shock el hombre no se entero de como era llevado a la carrera por el orco ni sintio dolor cuando su cabeza se aplasto contra la muralla.

El tauren perturbado ante el despliege de locura y poderio del oroc se acerco a el, ocupado en sacarse las espadas del cuerpo el orco no se percato de su llega, poco a poco comenzaba a recuperar la consciencia y la deseada muerte le acunaba entre sus brazos, el tauren corrio a su lado sintiendo como la fuerza del orco se desvanecia y con la brillante luz de las estrellas brillando en sus manos toco al orco, el orco sintio como sus heridas se cerraban y la anhelada muerte se alejaba, abrio los ojos y observo la masacre, hizo una mueca y miro estupefacto como una bola de fuego se diriga hacia el, empujo al tauren y rodo por el suelo, la bola de fuego estallo cuando toco tierra, el orco s elevanto y un escudo aparecio en su mano, observo de donde habia provenido la bola de fuego, en una atalaya se alzaba un gnomo ataviado con tunicas y encima de ella un tabardo negro con filigrana de oro y en su peño estampada una corona de laureles, el orco se arco al cuerpo del humano con escudo y arranco el hacha de el, el orco volvi a mirar al gnomo y lo señalo con el hacha.

-Tu...-

El orco cargo rapidamente contra el gnomo, ya se habia enfrentado antes a ese gnomo y sabia cuan peligroso podia ser si se le daba una oportunidad, el gnomo tampoco perdia el tiempo y ya estaba recogiendo energias para lanzar otro de sus hechizos, el frio rezumo de sus diminutos dedos, con una sonrisa movio las manos hacia el orco y una flecha de escarcha salio volando contra el orco. El orco continuo la carga pero paso una mano por su escudo, este rezumo con una luz blanca y debil, cuando la flecha de escarcha se acerco el orco movio el escudo como si fuese un bate, golpeando la flecha y devolviendosela al gnomo, este miro estupefacto como la flecha impactaba en su cuerpo, atravesando sus ropajes y clavandosele en una pierna desde donde se extendio un frio glacial, cuando se recuperaba el orco ya estaba delante de el con un hacha trazando un arco, el gnomo se dejo caer al suelo para evitar el hacha que le araño un hombro, el gnomo invoco sus poderes y salio despedido hacia adelante eliminando el efecto del hielo y aterrizando 10 metros mas lejos, el orco se dio al vuelta sin sorprenderse y corrio hacia el gnomo mientras le lanzaba una piedra del tamaño de un puño al mago, este aun recuperandose del viaje no la pudo esquivar y cayo derrumbado al suelo atontado, mientras el gnomo caia el orco aprovecho para llegar hasta el, golpeo al gnomo con una pierna lanzandolo por los aires y mientras volaba le abrio un tajo en una pierna, el gnomo reacciono al fin incorporandose mientras volvia a volar y lanzo un fogonazo instantaneo al orco que le golpeo en el pecho, recalentandole el metal que abrasaba la piel de debajo, el gnomo retrocedio un poco agarrandose la pierna herida y mientras el enfadado orco se acercaba alzo las manos bruscamente y de su cuerpo sali ouna nova de hielo encerrando al orco en una prision de hielo.

El tauren observo como el orco se abalanzaba sobre el gnomo y presintio que tenia una afrenta especial contra ese ser que sobrepasaba su natural odio hacia todo ser viviente amigo o enemigo, se sento en el suelo y abrio un zurron, mientras rebuscaba en el alzo los ojos, el orco se habia librado del hielo pero presentaba varias partes congeladas y otras ardientes, se encogio de hombros y saco lo que buscaba, un juego d epequeñas figuritas totemicas, sonrio y las coloco en el suelo y se levanto, extendio la mano hacia ellas y las cuatro figuras comenzaron a crecer, los totems insuflados de amgia emitieron unos suaves pulsos de energia que revitalizaron al chaman, que ya revitalizado alzo una mano dirigida hacia el orco y un relampago dorado choco contra el, enfriando las partes ardientes de su armadura y cicatrizando sus heridas.

El orco recibio aquella curacion con un gruñido, lanzo otro tajo al gnomo que choco contra una barrera de magia, otro gruñido y otro golpe, la barrera se desmoronaba, el gnomo lanzo una explosion de magia a su alrededor cuando la barrera se quebro derriabndo al orco, aprovechando este lapsus el gnomo volvio a salir volando y cargo una gran energia entre las llemas de sus dedos, el orco se levantaba costosamente cuando el gnomo acababa su poderoso hechizo, una gran bola de fuego mas grande de lo normal salio despedida contra el orco, sin embargo de sus manos instantaneamente salio otra bola igual de grande que la otra, el orco rio al ver el ataque riendose ante la llamada de la muerte, corrio hacia la primera bola mientras su escudo rezumaba energia, el escudo impacto contra la primera bola, sin embargo esta no reboto, se quedo pegada en la magia del escudo mientras el orco avanzaba hacia la segunda bola, la segunda bola impacto y se mezclo con la primera, el orco rugio y lanzo el escudo hacia adelante, rompiendo la magia que lo protegia y lanzando la enorme bola creada contra el gnomo.

La explosion resultante lanzo al orco hacia atras, empujandolo unos metros hacia atras, cuando la ola de fuego se disipo no habia ni rastro del gnomo, el orco rugio y clavo el hacha en tierra, otra vez habia huido, se giro ahcia el tauren y le indico que se acercara, antes de seguir debia descansar un poco.

El orco habia sacado un trozo de cecina dura y lo mordisqueaba tranquilamente, a su lado el tauren habia invocado unos totems guardianes para no tener que preocuparse de vigilar, el gigantesco compañero se sento al lado del orco y saco una petaca de agua, llevosele a los labios y comenzo a beber con avidez, los hechizos desgastaban su cuerpo y necesitaba el agua de la vida para volver a usarlos, pasados unos minutos, con las heridas del orco ya curadas y el tauren ya sacio volvieron a ponerse en marcha, el imponente castillo se presento delante de ellos, tenia por lo menos 4 pisos y estaba coronado por unas torres grisacias, la mole estaba hecha de granito y parecia que aguantaria la embestida de un titan. Los extraños compañeros se acercaron a la apertura que habia en la mole, una pesada puerta de roble macizo, sin rastrillo para protegerla, una vez delante el orco golpeo la madera hasta hacer una pequeña muesca eh inserto en ella un aparato rojizo, hizo señales al tauren para que se apartase, y, desenroscando un cable lo extendio unos pocos metros. prendiosele fuego el orco al cable para rapidamente apartarse, el fino cordel de lino mezclado con polvora ardia con rapidez, y en unos pocos segundos llego hasta el artefacto que al terminarse la mecha provoca una fuerte deflagracion. Una vez posado el polvo en la fuerte madera se habia abierto un boquete de mas de dos metros, del interior llegaban gritos y, con un rugido de desafio el orco se perdio en el interior del castillo.

El enorme compañero se quedo unos brebes momentos en el exterior, pocas veces habia visto una furia tan desenfrenada, le recordaba a los antiguos orcos, bestias salvajes que vivian para luchar hasta que fueron liberados de la sangre demoniaca por grom y thrall al vencer a manoroth, el tauren se pregunto si aquel orco aun conservaba parte de esa sangre maldita, le habia visto luchar contra una docena de hombres y eso no le habia amedrentado, habia luchado con varias espadas clavadas en el cuerpo y eso no le habia detenido, desde luego no era un orco normal.

En el castillo de la orden el maestro trol estaba de pie con la vista perdida, sus ojos no veían su habitación, sus ojos veían lo que un pequeño escorpión situado a los pies del chaman, tras observar un rato mas sus ojos volvieron a la normalidad, aunque si bien no hacia las cosas tal y como se las mandaban el guerrero nunca le había fallado, puesto que, en las misiones que le mandaba fallar era morir. Tras unos seguidos de meditación unos leves golpes resonaron en la habitación.

-Adelante.- el trol se incorporo para recibir a su visita.

Un no-muerto avanzo por la estancia, sus ropas de cuero negras presentaban algunos signos del paso del tiempo que se habían intentado esconder sin mucho éxito, la negra figura se arrodillo ante el trol.

-Maese Patakeiro, he concluido con el espionaje en la alianza.

-Mu bien seño Piri, cuale son lo movimiento de lo ''CdA''?

-Han estado reuniendo a sus tropas de elite, también se han agrupado con ''El yunke'', pude observar a los paladines Galem y Chuky en su campamento.

-Mala cosa e eso piri, mala cosa.- Empezó a rascarse un diente mientras se sentaba.- tendremo que contacta con la ''flecha negra'', te encomando e'ta mision Piri, ve a ve a Psico, debemo reuni tropa pa combati a la alianza, la hoda pevaleceda.

El no-muerto asintió y se escabullo por donde había venido.

En el castillo el tauren se había empezado a mover, metió la cabeza por el agujero que había abierto el orco y examino el interior, había tres cuerpos inertes rodeando la puerta y otro mas en la intersección del pasillo, pasando con dificultad su gran cuerpo por el agujero abierto el chaman comenzó a caminar siguiendo la estela de cuerpos muertos o desmembrados, algunos humanos aun gemían de dolor , estos eran los humanos que el tauren se encargaba de acallar, un golpe de maza y sus gemidos de dolor callaban para siempre, por la mejilla del tauren corría una lagrima.
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:34 am

Capitulo 2 Resurrección

Un orco solitario paseaba por las verdes praderas de Mulgore, habían pasado tres meses desde la misión del castillo humano, Había llevado acabo tal carnicería en el interior del castillo que incluso hasta el se inquietaba al recordarlo, su vida guerrera había pasado a otro mundo, su armadura colgaba de una pared de su chabola y sus armas estaban guardadas en un viejo baúl. Ahora era un humilde granjero de Mulgore que cultivaba su propia tierra para subsistir, la camisa de lino, abierta por el centro para dejar salir el calor dejaba al descubierto el sudoroso cuerpo del orco tras todo un día trabajando en el huerto, recogiendo la cosecha y labrando la tierra por fin se sentía en paz.

Las patas del kodo retumbaban contra el suelo con violencia y pesar justo al contrario que el halcón de su derecha que posaba sus patas en el suelo con delicadeza y dulzura, ambos jinetes sabían a donde se dirigían, había pasado un mes desde la ultima vez que le visitaron pero sabia que encontrarían al orco trabajando en el huerto, de sol a sol, justo como hacia cada día. Aoki espoleo su montura, a la lejanía ya se veía la figura de un imponente orco trabajando con la azada dirigió la mirada a su compañera, quien ya esbozaba una sonrisa en el rostro por reencontrarse con su desaparecido compañero.

El orco sintió antes que vio la llegada de ambos jinetes, miro al cielo y se dio cuenta de que ya estaba anocheciendo, habían pasado muchas lunas desde la ultima vez que los vio, arrojo la azada a un lado y se quito el polvo del día para recibir a sus compañeros. Rosie se levanto sobre su montura, el halcón zancudo dio un leve gorgoeo, justo antes de llegar a su objetivo el zancudo freno en seco y la amazona salió disparada hacia el orco mientras gritaba.

-!!!Growin¡¡¡-La elfa fue agarrada por el orco antes de chocarse y dieron un giro completo antes de posarla en el suelo y darse un afectuoso abrazo.

-Rosie, siempre tan vivaz como siempre, a veces me pregunto como te soporta Aoki ja ja.

-Yo también me lo pregunto amigo.-El tauren estaba desmontando ya de su kodo que pastaba placidamente en la tierra que lo vio nacer.- Me alegra verte sano y salvo.

-No hay por que preocuparse, n par de problemas con los de Ventura y CIA pero nada mas importante.- El orco avanzo hasta el fornido tauren y ambos se estrecharon las manos y se dieron unos leves golpes en la espalda.- Vamos, vallamos a casa, he cultivado unas patatas deliciosas.

El olor del estofado inundaba la pequeña casa, 3 habitaciones unidas entre si sin puerta alguna, una pequeña cocina con un horno y una despensa, una habitación central con una mesa y tres sillas y un dormitorio con una cama era el hogar de Growin, el trío de amigos estaba sentado en la mesa, esperando que se terminase el estofado mientras recordaban y labraban nuevas anécdotas, al cabo de un rato el estofado de patatas y aguilucho estaba listo.

-Huele delicioso.-Rosie se relamió los labios mientras le servia y sin cortarse un pelo ataco su plato como s atacase a un ali, Aoki sin embargo se mostraba mas recatado.

-Realmente delicioso growin.- el tauren solo probaba las patatas y apartaba los trozos de aguilucho.

-Je je, hacia mucho tiempo que no cocinaba para mas personas, me agrada que os agrade.- Se sirvió a si mismo estofado y se sentó a la mesa, la comida fue agradable y discurrió mientras trataban temas banales.

La cena había trascurrido tranquilamente, los platos ya estaban recogidos y los amigos charlaban tranquilamente.

-Decidme, que tal le va a Patakeiro?.

-Bien, últimamente Salsita a estado engordando mucho, no la saca mucho de paseo, siempre en el castillo.-Aoki suspiro y miro al orco a los ojos.- Patakeiro nos mando venir para darte un mensaje Growin, la hermandad te necesita.

-La hermandad ha sobrevivido sin mi, mucho tiempo, no creo que me necesite.

-Growin.-Intervino rosie.- Se trata de Lyon, a pedido a las mejores tropas de la hermandad para un asalto a una base fuertemente protegida.

-Lyon...- Growin se rasco la barba.- Ese elfucho percula taurens... esta bien, iré, dormid hoy aquí e iros al amanecer para comunicar mi respuesta, yo saldré dentro de dos días, aun tengo trabajo aquí.

La velada continuo tranquila, al amanecer del día siguiente Rosie y Aoki partieron, despidiéndose de su compañero con afecto.
Habían pasado los dos días y growin se había acercado a su viejo lobo de monta, paso la mano por su cuello.

-Hola viejo amigo, ¿preparado para una cabalgada mas?-el lobo se acerco al orco y le lamió la cara, sonriendo growin se atuso la armadura y las armas y monto rumbo hacia su destino.

El angosto desfiladero continuaba durante unos metros mas, el orco se alegraría mucho al salir de ese paso, nunca le había gustado pasar por ese camino, era el lugar perfecto para una emboscada un temor mas que justificado en esta ocasión, al final del pasillo apareció una figura acorazada, growin gruño, se trataba de un paladín del yunke, Chuky, el lobo se encabrito y se movió nervioso, growin llevo una mano hacia su hacha pero no llego a completar el movimiento. Doce flechas se habían clavado en su armadura, se llevo una mano al pecho donde salían las puntiagudas puntas de las flechas junto a un reguero de sangre, el orco notaba como su conciencia se apagaba poco a poco, el pesado cuerpo del orco callo sobre el lobo quien, comprendiendo el peligro de su amo se lanzo a la carrera, arrollando a su paso al paladín que fue lanzado a un lado, los laxos dedos del orco se movían al compás del trote de su fiel montura.

La nada, la paz, tranquilidad, la mente del orco vagaba por un mundo perfecto, sin preocupaciones, era lo que siempre había deseado hallarse en paz consigo mismo, librarse de todos los pecados y matanzas que había cometido durante su vida, notaba como la magia del lugar rodeaba su mente y se filtraba en ella formando parte la una de la otra, sin embargo algo perturbo su descanso eterno, una llamada, algo lo estaba arrastrando al mundo vivo, unos cánticos lo reclamaban y poco a poco el antiguo guerrero volvió al mundo.

La sombría sala estaba exenta de muebles, se encontraban una vieja tumba, habían depositado un cadáver encima de la tumba de un antiguo paladín, reunidos entorno al cuerpo se hallaban doce figuras, recitando cánticos para que el espíritu seleccionado volviese a la vida, y poco a poco el cuerpo fue cobrando vida.

La mente se asentaba en el cuerpo inundándolo, los dedos empezaban a moverse, sin embargo ese no era el cuerpo al que pertenecía la mente, era una mente extraña en un cuerpo extraño la mente y el cuerpo entablaron una batalla, la mente no quería estar ahí pero le obligaban, el cuerpo no quería esa mente pero le obligaban a aceptarla, poco a poco cuerpo y mente se fueron fundiendo en uno solo. Los dedos del cadáver volvieron a moverse, esta vez cerrándose en un puño, las figuras entonaron sus cánticos con mas fervor ahora la mente ya estaba dentro del cuerpo, se habían unido y la mente estaba reconociendo el cuerpo y los poderes que habitaban en el, se hallaba en el putrefacto cuerpo de un humano la magia fluía por las venas del ser.

Los cánticos cesaron y la conciencia apareció, un punto de luz penetro en la cabeza del ser al abrirse los ojos, estaba rodeado por la gente que le había traído devuelta al mundo, pagarían por ello, sin embargo descubrió que aun no podía moverse, estaba atado con cadenas, el putrefacto cuerpo rugió y de su cuerpo empezó a emanar un fuego que consumió las cadenas y a los que estaban próximos, se alzo y rugió al cielo mientras el fuego se extendía con virulencia, prendiendo a todas las figuras que corrían envueltas en llamas, hasta caer al suelo, la sala quedo en silencio, solo se oía el crepitar de las túnicas de los invocadores, el desnudo cuerpo bajo del altar, a un lado había unas ropas flotando no tenían rastro del fuego que había consumido la habitación, se acerco a ellas y nada mas tocarlas sintió su poder, el no-muerto se las coloco sin prisas, no todos los días volvía uno de la muerte, la túnica cayo al suelo al colocársela, ajustándola un poco quedaba justo por encima de la punta de las botas, sin tocar el suelo, los ropajes eran del color de la sangre, oscurecidos y siniestros, la capucha constaba de un arco de hierro que pasaba de un lado a otro de la cara, en los hombros sobresalían unos siniestros y desnudos pinchos.

-He vuelto...- growin subió las escaleras de la tumba en silencio, notaba la magia fluyendo por sus venas y estaba dispuesto a darle un buen uso a ese poder, la oscuridad de la noche fue rasgada por una risa cruel y vacía, el terror había comenzado.
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:34 am

A sangre y fuego

La casa temblaba violentamente con las embestidas del demonio, El brutal ser venido del abismo golpeaba pesadamente la robusta puerta de roble, al otro lado de la puerta una madre y su bebe temblaban violentamente abrazados el uno al otro sollozando mientras el marido asia un hacha de leñador con manos temblorosas, la puerta tembló nuevamente y una grieta atravesó la noble madera, la bestia continuo golpeando la puerta durante 5 minutos mas, parecía no tener prisa, una voz cavernosa e imperiosa sonó en el exterior, la puerta se partió en dos cuando la bestia dio el golpe final y se introdujo en la habitación.

La enorme figura azul se introdujo en la habitación, tan grande como la puerta e igual de ancho, con las manos acabadas en garras, parecía formado de humo azulado, el cuerpo del demonio se perdía en una nube de humo que levitaba sobre el suelo, el hombre se lanzo contra la abominación en cuanto la vio aparecer, trazando un arco como si pretendiese partir lo por la mitad cargo contra la bestia, el hacha se clavo en la criatura, estaba formada por carne correosa de la que emanaba el humo, la criatura reacciono golpeando al hombre en el pecho con una garra lanzándolo contra la pared opuesta, la mujer con un grito corrió hacia su marido con lagrimas en los ojos.

Una oscura figura surgió a la izquierda de la abominación, era tan alta como el pero mucho mas pequeña, era la figura de un humanoide vestido con una toga oscura, con un brillo maligno en sus ojos refulgentes, señalo al bebe y murmuro una orden que el demonio se apresuro a cumplir, avanzando por la habitación hasta llegar a la familia arrebato al bebe de las desesperadas manos de la madre que gritando y llorando comenzó a golpear el cuerpo del demonio en un vago intento de recuperar a su hijo, el demonio la aparta con un brusco movimiento y la mujer cayo al suelo entre lagrimas, con el niño en brazos.

Diez minutos después el no-muerto se reunía con el demonio en un claro del bosque, a lo lejos se observaba una gran fogata, como si un edificio estuviese ardiendo, el brujo arrebato al niño de las garras del demonio y lo despacho con una orden seca, el demonio comenzó a desaparecer en la nube de la que surgía hasta que esta también desapareció, volviendo a su dimensión.

Growin se acerco al pedestal que presidía el claro del bosque, en el había otra cabeza de niño colocada sobre la piedra, coloco al niño dormido sobre el pedestal y toco su pecho mientras murmuraba arcaicas palabras, comenzó a retirar el dedo que ahora estaba unido al cuerpo por un rayo azulado, el niño comenzó a moverse y a llorar. El hilo que unía el dedo con el niño se rompió y el bebe dejo de respirar, el alma del niño empezó a condensarse en la mano del no-muerto hasta formar una piedra de un oscuro color púrpura, con una sonrisa cansada guardo la piedra en el bolsillo, cuando la extrajo saco con ella una daga que llevo al cuello del inerte niño, con un diestro movimiento sesgo el cuello del infante, coloco la cabeza junto a la gemela y arrojo el cuerpo a un montón de animales muertos.

Coloco las manos sobre la piedra quedando en medio las dos cabezas de infante, empezó a murmurar unas palabras que no estaban hechas para ninguna garganta humanoide y sus manos empezaron a arder, el fuego se propago por la piedra, cuando llego a las cabezas las envolvió y la llama se avivo visiblemente, unos segundos después las llamas cesaron y de las cabezas de los niños tan solo quedaban los huesos limpios y relucientes, los cogió con manos experta y los manoseo para comprobarlos, sonriendo arrojo uno a una pila de huesos limpiados y el segundo lo admiro durante un momento, tras ese momento lo ensarto en los pinchos de sus hombreras, sonriendo, el brujo abandono aquel claro, allí ya había sido completado su trabajo, antaño había buscado la muerte en cada combate para redimirse, sin embargo su nueva vida lo había cambiado, la pútrida sangre de sus venas lo había corrompido, ahora buscaba la muerte y el sufrimiento de todos sus enemigos antes evitaba recordar sus matanzas, ahora se regocijaba en cada una de ellas, había una tarea que tenia que cumplir, un humano al que matar, aquel que le había arrebatado lo que mas quería cuando aun estaba vivo cada sacrificio aumentaba sus poderes y había un largo camino hacia su objetivo con muchos humanos entre ellos, era la hora de su venganza, una venganza que llevaba planeando muchos, muchos años.
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Growin el Lun Jul 13, 2009 1:35 am

Reuniendo las tropas

El sol comenzaba a filtrarse por los ventanales del castillo, en la torre mas alta un tauren dormitaba mirando el infinito, en el estado de trance en el que se concentraba podía comunicarse con los espíritus, hacia ya unos días que Growin debía haber llegado al castillo, la ausencia de este debía ser por algún motivo singular. De pronto el tauren se vio asaltado por temblores y callo al suelo, el espíritu de Aoki intentaba volver a su cuerpo pero algo se lo impedía. Un espíritu enfadado lo retenía, cuando al fin consiguió volver a su cuerpo el tauren despertó en las frías losas, el viaje astral había sido revelador, demasiado quizás.

Patakeiro se encontraba pasando lista a sus tropas, no podía seguir esperando mucho mas a Growin, el orco le había fallado por primera vez desde que se conocieron, el era un elemento muy importante para la moral de las tropas, sin embargo, en esta batalla no iban a contar con ese aliciente, apesumbrado pateo una roca y siguió pasando lista.

Aoki bajo a trompicones las escaleras del castillo y casi arrolló a Rosie por el camino.

-He Aoki, para el carro.

El tauren freno en seco y se giro a la mujer.-Algo terrible a ocurrido, debo comunicárselo a Patakeiro.

-Te acompaño, sea lo que sea espero que no tenga nada que ver con Growin.

-No esperes demasiado Rosie...

Tras aquellas misteriosas palabras Aoki volvió a trotar en pos de Patakeiro seguido de Rosie. En el patio de armas el recuento de tropas ya había terminado y Patakeiro estaba sentado sobre unas cajas, Aoki se acerco rápidamente a él.

-Mi lord.-Se arrodillo ante el troll que levanto la cabeza distraído.-A ocurrido algo terrible, la profecía se esta cumpliendo.

El rostro del troll se volvió de un color azul pálido y se levanto bruscamente.

-Rapido, a mih aposento, debe contame lo ocurrio.

Una vez cerrada la puerta el troll se giro bruscamente.

-‘’Un gran guerrero curtido en mil batallas y con la furia de miles morirá y cuando resucite la magia maligna recorra sus venas y nada podrá impedir su venganza.’’

El troll se esforzó mucho para decir la profecía tal y como la habían predicho.

-Así es.- asintió el tauren.- Mientras exploraba el plano astral encontré el alma de Growin. Sin embargo una maligna hechicería envolvió el lugar y succiono el alma de vuelta al plano terrenal, atraído también por el hechizo llego un alma furiosa al lugar. Intente escapar pero me atrapo, su nombre era Fuge, fue un gran brujo que fue derrotado en la batalla de Trabalomas, su cuerpo nunca se encontró, fue raptado por sus seguidores con la intención de unir alma y cuerpo de nuevo. Al parecer Growin esta ahora en su cuerpo.

Aoki trago saliva tras narrar la historia, el troll parecía haber envejecido 20 años de golpe, se acerco al alfeizar y contemplo las tropas del patio.

-Reunelos, ha llegao el momento ma terrible de mi vida, se que pretende Growin y no dejare que lo haga, si no podeis convencerle, matadle.
avatar
Growin
Profesor

Cantidad de envíos : 506
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caceria

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.